Vivir con él

6 enero, 2021

Vivir con él. El año que recorrimos Sudamérica tuvimos el privilegio de que Javier Lafuente, buen amigo y compañero profesor de Educación Física en nuestro colegio Huerta Santa Ana,  se viniese a pasar una semana peruana junto a nosotros, de Lima a Machu Picchu y de Machu Picchu a Lima. Unos días muy especiales. Además traía jamón del bueno. Pata negra.

El vuelo de Apis

Cusco, Perú

El vuelo de Apis

Machu Picchu, Perú

Volvimos, pasaron meses y Javier decidió abrir un blog, Vivir con ella lanzando al ciberespacio su experiencia particular. Había sido jugador de baloncesto profesional (más conocido en el deporte como Chinche Lafuente, jugó como base en el Estudiantes y en el Caja San Fernando). Hacía años que Carmen, su mujer, había empezado a desarrollar los síntomas de una enfermedad neurodegenerativa y poco conocida llamada Corea de Huntington, una enfermedad terrible que lentamente va incapacitando a la persona física y mentalmente.

Hoy se encuentra en un estado muy avanzado de deterioro. En su día los médicos les dijeron que tenía un 99% de no desarrollar la enfermedad. Así que decidieron tener 2 hijos. Pero ocurrió el 1%. Podéis imaginar por todo lo que ha pasado su familia. Lejos de dramas y tras un duelo de varios años, Javier tomó una decisión increíble: se tomaría la vida con responsabilidad, valentía y humor. La exprimiría al máximo y trataría por todos los medios que su familia disfrutara cada segundo, buscando la mayor calidad de vida posible, los máximos momentos de felicidad y tratando de normalizar una situación que jamás podría serlo. Si le escuchas hablar no hay atisbo de lástima o queja en sus palabras. Por contra hay optimismo, coraje y amor, mucho amor. El mismo que ella le enseñó cuando cuidaba a su padre con la misma enfermedad.

Nada de esto le ha impedido cumplir sus propios sueños, cuidarse en el camino consciente de que su bienestar será positivo para su familia.

Es por eso que decidió unirse a aquella semana a nuestro viaje y cumplir su sueño de ir a Machu Picchu. Es por eso que cada palabra y gesto suyos están intrínsecamente cargados de enseñanza y, con una naturalidad pasmosa, te transmite una enorme alegría vital. En eso nos parecemos, nos encanta bromear y hacer el idiota. Existen muestras grabadas de las chorradas que hacíamos en lo alto de Machu Picchu, con el permiso de los incas. Pincha aquí si quieres vernos hacer el tonto. Quiero alcanzar su nivel de «cachondo mental». Un crack. Un ejemplo. Un héroe de carne y hueso. Siempre, tras leerle, me prometo que, por un buen tiempo, no me atreveré a quejarme.

Javier Lafuente

Javier vino a visitarme a casa a los pocos días de darme el alta tras la operación.

Javier me enseña que hablar y compartir, aunque cueste, siempre es bueno. Gozamos del privilegio de una profunda, seria y divertida amistad. Lleva meses insistiéndome en hacerme una entrevista y yo llevo meses esquivándola. Hasta hace unos días. Será que se inicia un nuevo año, con nuevos retos e ilusiones. Una entrevista personal relacionada con mi Tumor Cerebral. Mi nueva vida.

Hace dos años,  a mí me operaron de un tumor cerebral. En esta charla-entrevista comparto cuáles fueron los síntomas, algunas sensaciones y cómo vivo el proceso. El éxito de la operación, mi actitud y determinación, junto con el apoyo de mi entorno, han hecho que la recuperación vaya cada vez mejor. Es un placer hablar con personas que se divierten tanto tomándose tan en serio su situación. Si te apetece conocernos un poco mejor aquí os compartimos la entrevista:

Cara a cara. El Tumor Cerebral

Además del buen rato que pasamos juntos os invito a suscribiros a su canal de YouTube. No es ninguna promo. Es un consejo humanamente saludable y saludablemente humano. Desde su cercanía, tengo el privilegio de aprender a quejarme menos. Me enseña. Viajar poco y mucho al mismo tiempo. Vivir con él.

Escrito por Andrés

1 comment

  1. Comment by Sara

    Sara Reply 7 enero, 2021 at 16:36

    Hello Andrés. Hace tiempo, me encontré contigo detrás del cole y te invité (casi suplique) a hablar con mis (maravillosos) alumnos y alumnas sobre tu t/humor cerebral. Recibí un no retundo con esa risa caracteristica tuya. Acepté el no, inmediatamente contemplando volver a pregunrtelo
    aprovechandome de tu falta de memoria y abundancia de buen humor.

    Pero Javier me ha facilitado el proceso, que alegría me dió encontrarme con esta entrevista. Así que mis alumnos pueden disfrutar de conoceros a ambos personas y proyectos. Más no sé puede pedir. Un abrazo grande a los dos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar