Tropilex, viajar en hamaca

8 febrero, 2022

Muchos proyectos viajeros suelen colaborar con webs y empresas como manera de autosustentarse. Tenemos buenos amigos que viven/viajan así y nos parece una interesante opción. Por supuesto requiere mucho tiempo, dedicación, concentración y compromiso.

Nuestras circunstancias personales, las niñas y la situación laboral nos conduce a un enfoque viajero diferente. Tenemos el privilegio de poder elegir, aunque ello conlleva una implicación, organización y ahorros que debemos llevar a cabo meses, incluso años, antes. Ese esfuerzo, largo y previo, nos permite ser dueños de tiempos viajeros, que para nosotros suponen mucho.

En nuestro viaje decidimos hacer publicidad gratuita a proyectos, iniciativas y empresas con las que nos sentimos cercanos. Nos gustaban, nos atraían y nos convencían sus métodos y su manera de trabajar. Les hacíamos publicidad porque nos gustaban, más aun cuando les conocimos personalmente. Agradecíamos su reacción porque nos apoyaban. Era iniciativa darles a conocer, compartirles. Conectamos con Intercambiocasas, Euro4x4, Dental Bernabeu, Uro-Camper, Esis Satelital, Würth, ACES, AVI, Geographica, Colegio Huerta Santa Ana, FAADA y establecimos vínculos relacionados con aspectos concretos muy humanos. Detrás de cada marca hay equipos, y en cada equipo personas a las que quisimos acercarnos, muchos de ellos hoy buenos amigos.

Conforme el viaje crecía nos llegaban cada vez más emails de distintos tipos de empresas  o propuestas de colaboración en web y redes sociales, algo que, aunque más pausadamente, nos sigue ocurriendo hoy. Las tenemos de todo tipo y extraños colores.  No podéis ni imaginar. Les agradecemos y las archivamos. No nos dedicamos a esto. Tiempos y compromisos vitales los tenemos con otros enfoques. Sabemos que el número de seguidores despierta intereses comerciales y publicitarios. Nuestra red es pequeña pero sigue activa y nos sigue conectando con cientos de personas y familias cercanas de distintas partes del mundo hispanohablante. Es la principal finalidad. Esa y que compensa un poco la extracción de miles de neuronas memorísticas debido a un tumor cerebral. Las redes ayudan mucho a recordar y a fijar mejor memorias.

Hace unas semanas nos llegó un mail de Tropilex:

«Hola, vi tu hermoso blog y pensé que tal vez quieras iniciar una colaboración. ¡Me encantaría saber de ti!

Relájate Saludos, Maurits.«

Por curiosidad decidimos bichear un poco su web: venta de hamacas. Más allá del producto, empezamos a investigar su manera de trabajar, su procedencia, su calidad humana y ambiental. Nos gustó tanto que decidimos contestarle inmediatamente:

«¡Hola! ¡Feliz año y feliz vida!! Nos encanta vuestra manera de trabajar, el cuidado que tenéis con las personas que trabajan en vuestras hamacas, comercio justo y sensibilidad por el planeta. Será todo un placer y un honor haceros promo, aunque es algo que no solemos hacer con ninguna marca ni nada, en vuestro caso está más en la línea de nuestro viaje y las relaciones humanas, así que nos parece lindo. Esa “Hamaca individual Rainbow” nos encanta y sería todo un honor.

Abrazo grande y seguimos conectados.«

Hace unos días nos llegó la hamaca y tal y como acordamos la damos a conocer un poco más a través de este post.

Las hamacas Tropilex son producidas e importadas por ellos mismos y tejidas a mano por tejedores tradicionales en Colombia, Brasil e India. Por ello supervisan la producción lo más de cerca posible, cuidando mucho las condiciones de trabajo y el resultado final. Tratan de investigar y averiguar lo mejor que pueden de dónde proceden las materias primas y las condiciones en que se realizan las extracciones. Además donan una parte de sus ventas anuales a organizaciones ambientales y de sostenibilidad sin fines de lucro. También tratan de que todos sus paquetes sean respetuosos con el medio ambiente por lo que envían cajas usadas y reutilizan buena parte de los materiales. Además son chulísimas, damos buena fe de ello. Aquí os compartimos sus webs por si tenéis ganas de regalaros tiempos de calidad para vosotros mismos:

www.tropilex.com

www.hamacagigante.es

Mas allá de las palabras los hechos: desde que la hemos colgado en el patio de casa hay cierta disputa familiar por quien la disfruta. La conclusión ante el lindo conflicto no resuelto ha sido la siguiente: quien llegue primero. Seguimos buscando una solución más  justa, agradable y colectiva. 

A lo largo de nuestro viaje fueron diversas las ocasiones en que hicimos usos de hamacas, sobre todo en Colombia, aunque también recordamos momentos hamaqueros en Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Paraguay y Ecuador. Son camas bonitas y perezosas. Una postura que relaja y regala el lujo del descanso volador. 

¡Voy fuera a tumbarme un rato que aquí en Sevilla son ya las 3 de la tarde y hace un tiempo primaveral!

 

 

 

 

 

 

Escrito por Andrés

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar