Viajar y comer y beber

7 octubre, 2016

Hamburguesas Popayán

Dos meses ya. Sesenta días, con sus mañanas, mediodías, tardes y noches. Se dice pronto. Es el tiempo que llevamos fuera de nuestra casa, dando tumbos por el norte de Sudamérica, recorriendo Colombia y Ecuador. En ese rato, viajar y comer y beber; comer y viajar y beber; beber y comer y viajar… ha sido nuestra dinámica rutinaria mientras hacíamos otras muchas, muchísimas cosas. El año previo al viaje lo pasamos organizando toda la logística y estableciendo una red de familias dispuestas a alojarnos en ruta y formar, así, parte de nuestro sueño viajero. Cuando salimos de Sevilla el pasado 27 de Julio hacia Bogotá, teníamos más de 100 marquitas en nuestro mapa de acogida sudamericano. Aproximadamente 60 de ellas pudimos contactarlas a través de la web www.intercambiocasas.com, de cuyo modelo colaborativo, hoy más que nunca, nos declaramos totalmente enamorados.

Viajar y comer y beber

Mapa de acogida al inicio de nuestro viaje

En varias ocasiones ya, hemos escrito sobre las bondades de esta web que tantas alegrías, experiencias y amigos nos ha proporcionado:

Justo antes de iniciar este viaje, en julio de 2016, le dedicamos una entrada a Intercambiocasas.

Artículo publicado en Yorokobu en Noviembre 2015 y escrito por David, en cuya casa estoy ahora

Colaboración que hice en 2014 sobre los valores educativos del intercambio de casas

Este lo escribí en Agosto de 2013, mientras intercambiábamos casa en Lyon

Esa modalidad escogida y deseada de viaje nos ha permitido tener un contacto íntimo y humano con la realidad de cada rincón del país que hemos visitado. Una parte esencial de esa realidad es la comida y bebida con que cada familia nos ha agasajado (demasiada!) y que han permitido que estos 2 países nos entren, también, por la boca. Viajar y comer y beber, ¡qué buen plan!

No encontramos mejor manera de celebrar nuestros 2 meses en ruta que compartiendo en este post algunas curiosidades, descubrimientos o singularidades culinarias de alguno de los lugares que hemos visitado.

  • La fruta. Llama la atención, en cuanto uno pone un pie en estos países tropicales, la enoooorme variedad, color, sabor y olor de las frutas que se ofrecen en cada una de las esquinas del país, muchas de ellas totalmente desconocidas para nosotros. Tanto es así que decidimos grabar un pequeño vídeo a nuestra hija mediana, Cloe, en que nos fuera mostrando cada una de ellas, por fuera y por dentro.  En Colombia hacen muchos jugos (nosotros lo llamaríamos zumos) con todas y cada una de las frutas mostradas y para ello suelen añadirle agua o leche, según lo queramos más o menos espeso. Recomendamos probarlos todos.

  • Panela. Otro condimento culinario omnipresente en Colombia y Ecuador es la panela, palabra que jamás habíamos escuchado antes de llegar a aquí. Es una especie de…bueno, mejor os lo cuenta Cloe de nuevo. Gran descubrimiento.

  • Tamal. El Tamal es masa de maíz envuelta y cocinada dentro de una hoja grande, comúnmente de plátano. Muy característico de la gastronomía ecuatoriana y colombiana. Suele ir acompañado de otros muchos condimentos, a gusto del consumidor. Nosotros tuvimos la suerte de probar el delicioso Tamal tolimense (Tolima es un departamento de la zona central de Colombia) con lechona encima. Mirad y empezad a salivar.

  • Cholado. Si en Colombia pasas por Cali y no tomas un cholado, no has estado en Cali. El Cholado es una especie de bomba megacalórica hecha a base de hielo, trozos de fruta, galleta, helado y leche condensada. No apto para dietas de adelgazamiento. Recomendable para dietas de felicidad. Por eso nos lo tomamos.
El vuelo de Apis

Hay que estar chalado para no probar el Cholado

El vuelo de Apis

El Cholado, una auténtica bomba no apta para dietas hipocalóricas

  • Cuy asado. El Cuy es un Cobaya o Conejillo de indias, muy típico en las zonas de sierra de Ecuador y es invitado de honor en cualquier evento festivo. Indígenas y campesinos suelen criarlos para consumo interno y también lo ofrecen ya muchos restaurantes en las ciudades. En Cuenca (Ecuador) “Tres Estrellas” es uno de los que tiene mejor fama a la hora de asar Cuys, así que no dudamos en visitarlo. Crujiente por fuera, sabroso y tierno por dentro. Si logras desprenderte del componente psicológico que supone comerte una mascotita (Ingrid no lo consiguió) se disfruta mucho. Unos lo consideran un manjar y otros, delito, por utilizarse también como animales de compañía.
Viajar y comer y beber

Así nos presentaron nuestro Cuy asado

Viajar y comer y beber

Reticentes al principio, pero en cuanto lo probaron, mis hijas, solo querían más y más

  • Chicha. Nuestros amigos de Un millón de elefantes, Rafa y Noe, nos hicieron el maravilloso encargo de llevar 3 de sus libros a familias humildes de distintas partes de la geografía sudamericana. Ese reto nos llevaría a conocer a Laurentina, una mujer indígena de la comunidad Misak que vive en una de las veredas de Silvia, al sur de Colombia. Ella nos invitó a su casa y allí nos ofreció una deliciosa chicha en cuencos de madera tallada. La chicha es una bebida dulce, artesanal y ancestral elaborada con maíz fermentado, agua y panela. Hay muchas variedades, algunas con una leve graduación alcohólica.
    Viajar y comer y beber

    Ingrid probando la chicha tibia de Laurentina

    Viajar y comer y beber

    Poder compartir un día con Laurentina fue un regalo increíble para nosotros

  • Diego Panesso. Este señor no se come, aunque su bondad es deliciosa. Fue uno de los primeros que nos ofreció su casa a través de www.intercambiocasas.com a nuestro paso por Pereira. Es un reconocido chef colombiano y nos brindó una oportunidad increíble de conocer la gastronomía de su país. Aunque no pudimos alojarnos en su casa nos invitó a conocer sus 2 restaurantes en Pereira. No solemos intercambiar servicios por publicidad en nuestras entradas, pero cuando algo nos gusta mucho lo gritamos a los 4 vientos. Este es el caso. Por la noche pudimos degustar la cocina callejera colombiana a base de frituras, sopas deliciosas y parrilla en su nuevo restaurante Pico y Chao  y al día siguiente almorzamos en su restaurante de alta cocina Ambar. Visitad su web y sabréis de lo que hablamos www.diegopanesso.com

  • Desayunos. Nada de cositas ligeras. En Colombia y Ecuador los desayunos son potentes: huevos revueltos, salchichas, arepas, piezas de fruta, todo tipo de jugos, platos de arroz, leche, bollitos de maíz…
    Viajar y comer y beber

    Desayunos como este han sido habituales en nuestra ruta

    El Vuelo de Apis

    Estos desayunos piden tumbarse en la hamaca

  • Santiago Agudelo tampoco se come, aunque destila una ternura apetecible. También ha sido otro de nuestros hospedadores-chef. Él pasó muchos años viviendo en Napu, una zona bastante aislada de playa-selva cerca de la frontera colombiana con Panamá, en la región de Urabá. Allí desarrolló su cocina de una manera bastante autodidacta, valiéndose de los elementos naturales que encontraba a su alrededor, en una vida tranquila y bohemia pero no exenta de aventuras, peligros y anécdotas. Hoy vive con su linda familia en El Retiro, cerca de Medellín, aunque cada día añora volver a aquel lugar que tanto ama. Su bagaje vital le ha convertido en un cocinero muy orgánico, natural, sabrosísimo y exento de artificios. A lo que él hace yo le llamo cocina “bruta”, en la mejor de las posibles acepciones de dicha palabra. En su restaurante 250 grados destacan las masas con que elaboran sus increíbles pizzas.
Viajar y comer y beber

Santi nos muestra la pizza recién salida del horno que más tarde devoraríamos

  • De postre, si te has quedado con más hambre de info gastronómica nuestras hijas han elaborado una completa guía de Colombia para viajeros y uno de los apartados, como no podía ser de otro modo, es el de comidas y bebidas (a partir del minuto 5 aproximadamente). Una vez más, ellas son quienes mejor nos lo cuentan.

Viajar y comer y beber

 

Escrito por Andrés

4 comments

  1. Comment by IIEMD Marketing Digital

    IIEMD Marketing Digital Reply 7 noviembre, 2016 at 3:15

    Hola Andrés, un cordial saludo y felicidades por tu blog de viajes de parte del Instituto Internacional Español de Marketing Digital (IIEMD). Tu artículo nos parece muy interesante puesto que es habla sobre muchos datos que aportan conocimientos a personas que estén planeando viajar a alguno de estos países, es cierto que en Colombia hay muchas frutas exquisitas y exóticas para quienes no vivimos ahí; la lista estuvo interesante, también existe la La carambola, que tiene un sabor similar a la uva solo que un poco más cítrico, con un toque de manzana, o el lulo, que es otra de las frutas favoritas de los colombianos, sobre todo para preparar jugo. Es bastante cítrica y su sabor se asemeja al de la lima; definitivamente debe probarla. Esperamos haber aportado un granito de arena al articulo y que haya sido de tu agrado, éxitos y feliz día

  2. Comment by Maru Rivera

    Maru Rivera Reply 8 octubre, 2016 at 19:32

    Genial este recorrido a través de ustedes. Realmente son una familia muy especial.
    Un abrazo, muchas saludes y abrazos a las niñas (un besito a Nora)

  3. Comment by Federico

    Federico Reply 8 octubre, 2016 at 15:08

    Hola Andres , te estamos esperando en jujuy Argentina , cuando llegas por aqui.
    Saludos

  4. Comment by Roser de IntercambioCasas

    Roser de IntercambioCasas Reply 7 octubre, 2016 at 15:32

    Bravo chicos!! Qué bien lo estáis pasando y cómo estáis aprendiendo (y qué bien estáis comiendo!!!!). Yo sería de las que tendría problemas con el cuy asado…. Empatizo con Ingrid. En Australia no me atreví a comer ni una hamburguesa de canguro….

    Mi pregunta es: ¿vosotros también habéis aprovechado para cocinar algo típico de España a alguna de las familias?

    En fin, muchísimas gracias por compartir vuestra aventura gastronómica y a seguir disfrutando de los desayunos, comidas, meriendas, postres y todos los snacks que encontréis por el camino.

    Abrazo fuerte!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar