Viajar con familia numerosa

19 agosto, 2017

Viajar con familia numerosa

De Sevilla salimos 5…

Viajar con familia numerosa ha sido un reto. 365/24/7 con 3 niñas pequeñas y dando tumbos en un 4×4 por tierras sudamericanas tiene miga. Consideramos la prueba superada. Pero, claro, hemos hecho trampa. Tenemos que confesarlo: viajar con familia numerosa es muy sencillo si la familia es grande y creciente. Y la nuestra no ha dejado de crecer entre Julio de 2016 y Julio de 2017. De Sevilla salimos 5, pero volvemos muchos más. No soy capaz de saber con exactitud cuántos somos ahora, pero un número de 3 cifras seguro, doscientos y pico. Hemos rebasado todas barreras biológicas y pulverizado todos los récords de incremento familiar por unidad de tiempo. Es el viaje que escogimos.

A lo largo de nuestra ruta más de 80 familias se atrevieron con nosotros. Nos abrieron las puertas de su particular universo, nos invitaron a convivir con ellos, nos hicieron sentir parte de su hogar, ese hogar íntimo que habitamos en nuestros corazones. Y más allá de todas historias compartidas, sueños confesados, temores admitidos y largas conversaciones hasta altas horas de la madrugada, de repente y sin apenas darnos cuenta, nuestra familia se amplió.

…pero volvimos muchos más.

Y viajar con familia numerosa es muy fácil si esa familia está llena de personas generosas y hospitalarias, que dan mucho (todo) sin pedir nada a cambio, que aceptan la diferencia de unos desconocidos y que confían en la bondad ajena antes de temerles. Viajar con familia numerosa es fácil cuando la diversidad familiar comprende todas las edades (desde bebés con unos días hasta abuelitos de 90 años), todos los signos políticos, todos los estratos sociales, toda la geografía y múltiples ocupaciones y profesiones: Ingenieros, dibujantes, reparadores de molinos, cociner@s, educadores, directores, músicos, estudiantes, empresari@s, dentistas-djs, pediatras, agricultores…

Ya hablé algo de todo esto cuando escribí sobre la importancia de asumir la diversidad como método para derribar prejuicios.  Y justo hoy se me antoja mucho más necesario que nunca. Conocer al otro te abre la mente, pero asumirlo te abre el corazón.

Aquí queremos presentaros a nuestra increíble y hermosa familia numerosa en Sudamérica, esa que ayer nos daba las gracias por cruzarnos en sus vidas mientras nosotros sentíamos una deuda infinita. Los mismos que nos agasajaron con sonrisas y deliciosas comidas mientras nosotros quisimos convidarlos. Los que nos despidieron sin saber que, realmente, nunca nos fuimos.

Os presentamos a todas esas personas especiales que nos hicieron un hueco en su casa, ensabanaron camas, compartieron comidas y decidieron prescindir, durante unos días, de cualquier atisbo de sosiego, silencio o tranquilidad.

2 comments

  1. Comment by Ann

    Ann Reply 26 agosto, 2017 at 16:42

    Chicos! Uds inspiran mucho! Ya estamos en contacto, muchisimas gracias por contar sus historias de viaje! Cómo les conte en el mail, me tope con Uds, buscando info de Mujica y chan, para mi sorpresa, me encontré mucho más que el saber de Pepe, estremos en contacto! y felicidades por todo lo conseguido! Saludos desde Argentina, San Juan.

  2. Comment by RAÚL GÓMEZ

    RAÚL GÓMEZ Reply 19 agosto, 2017 at 14:36

    …”conocer al otro te abre la mente, pero asumirlo te abre el corazón”…
    Me la quedo enterita ;).
    Gracias por seguir inspirándonos.
    Un abrazo

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar