Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

25 febrero, 2018

Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

Agujeros de gusano

Hoy me he levantado lleno de agujeros.

Una vez más, he declarado la guerra a mi ignorancia tratando de comprender, sin éxito, algunas de las complejas teorías científicas actuales (teoría de cuerdas y agujeros de gusano).

Flotando a la deriva de mi oscuridad sináptica, de repente, me he dado cuenta que la escritura, como la física moderna, está llena de cuerdas y gusanos.

Tratar de conciliar la relatividad de Einstein con lo minúsculo de la mecánica cuántica es igual que tratar de establecer puentes entre quienes verdaderamente somos y lo que proyectamos hacia fuera, solo que las cuerdas son palabras y las partículas, letras.

Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

El viaje te acerca a ti mismo,  y ese silencio es el útero de las palabras.

Las palabras liberan y si uno no las dice o las escribe, una parte de nosotros queda encerrada para siempre. Mucho peor que la palabra olvidada es la palabra no dicha, la que prefiere el confort de su secreto: pero su alma de gusano busca oxígeno exterior para vivir y excava galerías internas por las que se pierden toneladas de tiempo.

Las palabras también te callan. Si las escogemos con precisión de cirujano, las vestimos de los mejores modistos, las combinamos deliciosamente como ingredientes de los chefs más reputados y las cargamos con profundidad de poeta, no hará falta hablar mucho para decir todo, ahorrando un buen puñado de preciosos minutos verborreicos.

Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

La naturaleza rellena los huecos de palabras nunca dichas. Nora camino del Fitz Roy, Argentina

El silencio enriquece músicas y conversaciones generando promesas inciertas de notas y vocablos. Pero, sobre todo, el silencio es tiempo,  vacío, tranquilidad y encuentro con uno mismo.

Teoría de cuerdas

Las palabras te piensan, porque el acto de hilvanar una tras otra en tu cerebro implica el acto de ordenar en fila india las ideas y concretarlas. Los hilos trenzados forman poderosas cuerdas para atar la libertad y atravesar los agujeros invisibles del amor, los mismos que excavaron los gusanos.

Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

Elsa conectando cuerdas muy especiales con Pablo en Puerto Natales, al sur de Chile

Las palabras son la energía latente de la voluntad. Llevarlas o no a la acción es la opción individual que más nos define. Uno puede escoger ponerlas, cada amanecer, en sus zapatos o dejarlas para siempre en la intranet neuronal de su silencio.

Las palabras se juegan, se inventan y te activan. Llenamos los depósitos del alma con el mejor de todos los combustibles terráqueos: la besolina, que nos ha llevado por toda Sudamérica a golpe de mimos y caricias.

Y en la juventud eterna del viaje decidimos jugar soñando, atrapando nuestro cálido satélite con las manos frías en noches de desierto. Ese contacto digital, interplanetario y divertido se convirtió en un acto lúnico inexistente e imposible de expresar de otra manera.

Teoría de cuerdas y agujeros de gusano

Nora atrapando la luna con sus manos, una noche en el desierto de Paracas, Perú

Somos nuestras palabras y silencios, nuestras cuerdas y gusanos.

Escrito por Andrés

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar