El mejor sistema educativo del mundo: viajar

15 julio, 2017

El mejor sistema educativo del mundo

El mejor sistema educativo del mundo es viajar, así de claro. Lástima que no todos pueden. Después de 12 meses visitando y conociendo en profundidad decenas de proyectos educativos de todo tipo, a menudo nos preguntan cuál es el modelo ideal, quién tiene la llave del éxito educativo, qué propuesta conducirá a los niños de hoy al bienestar de mañana. No hay modelo perfecto (la imperfección es muy humana) pero reconforta comprobar que hay mucha gente preocupándose y cuestionándose el modelo actual. Y mejor aún: hay mucha gente ocupándose de activar propuestas diferentes que sin duda marcarán el camino a seguir.

Sin ser experto, pienso que la educación debe abarcar todos los aspectos del ser humano, sin dejar atrás ninguno. Vivir y, al mismo tiempo, prepararnos para la vida futura. Pero primero vivir, algo que, de obvio, se olvida muchas veces. Detengámonos un instante y observémonos viviendo un día cualquiera,  nuestras necesidades más instintivas y primeras: nos movemos, sentimos y pensamos y, consecuencia de ello, volvemos a movernos. En ese orden. Esta simplicidad encierra, a mi juicio, la clave del éxito educativo: dar respuesta equilibrada a esos 3 aspectos del ser humano: cuerpo, corazón y mente, sin descuidar ninguno y, en torno a ellos, articular toda la propuesta.

Desde esa óptica holística, un viaje como el que ahora concluimos, es una experiencia educativa tan brutal, significativa, emocionante, transformadora, edificante y revolucionaria que no se me ocurre ningún modelo educativo mejor. Vale para niños y adultos. Y ojalá todo el mundo tuviera la oportunidad de viajar. El viaje potencia en las personas, de forma natural, todas las actitudes, talentos y capacidades a la que aspiran todos los sistemas educativos del mundo.

Este recorrido nos ha enseñado muchas cosas, especialmente actitudes. Quisiera destacar aquellas que la mayoría de escuelas difícilmente pueden/quieren ofrecer, pero que el viaje nos regaló:

  1. Saludar y despedirnos al mismo tiempo y con alegría. Nos equivocamos cuando presupusimos que decir adiós iba a ser lo más duro del viaje. Nos vamos de cada hogar con nuevos amigos que antes no existían y eso tiene un poderoso efecto hormonal: cada abrazo de despedida está lleno de endorfinas.

    el mejor sistema educativo del mundo

    Montevideo ha sido un lugar especial, lleno de encuentros y despedidas de buenos amigos

  2. Dormir en cualquier superficie y formato que sea horizontal. Nuestro paso por todo tipo de casas nos ha convertido en expertos jugadores de Tetris colchoneros: Inflables, gomaespuma, sofás, esterillas, camas, suelo, carpas, hamacas, literas…en todos tuvimos cita con Morfeo. Y probamos todas las combinaciones matemáticas posibles (de más habitual a menos): 3-2; 2-2-1; 2-1-1-1; 3-1-1; 1-1-1-1-1; 1-4. Después de todo esto, una de las cosas que más echamos todos de menos son nuestras camas.

    el mejor sistema educativo del mundo

    Esta noche en Pereira (Colombia) empezó con una configuración 2-1-1-1 y terminó en 5-0-0-0

  3. Vivir con consciencia plena el presente, cada día. Hasta el punto de no saber qué en día de la semana estamos o qué hora es. Fueron más los días y horas que no supimos numerar que los que si. Comer cuando tenemos hambre, cantar cuando sentimos alegría, reír cuando nos da la gana, dejarnos llorar porque estamos tristes, acampar donde y cuando nos apetecía, estar alerta ante cualquier oportunidad de hacer el bien y ayudar a alguien (cambiar el mundo viajando), tener una de las mayores tasas de NAPS (Nuevos Amigos Por Segundo), ocuparnos de nuestra felicidad.

    el mejor sistema educativo del mundo

    En el Salar de Uyuni no había nada más que nosotros mismos

  4. Exponernos a corazón abierto a las personas, casi todas desconocidas, aceptar toda invitación y dejarnos regalar. Este ejercicio de confianza extrema (casi ciega) en lo ajeno, nos ha traído beneficios personales de inconmensurables dimensiones. La extraordinaria hospitalidad y generosidad a la que hemos sido sometidos ha sido la respuesta. Ni el mejor sistema educativo del mundo puede ofrecer esto. Lo mejor es que ahora creemos poderosamente en el otro, sin atisbo de miedo al diferente, asumimos la necesidad de vivir compartiendo y cooperando e incluso precisamos de ello para sentirnos bien. El futuro está en las redes humanas.

    el mejor sistema educativo del mundo

    En el colegio Galileo de Puerto Varas (Chile) nos regalaron mucho amor

  5. Mirar dentro de las personas más allá de su signo político, condición social, etnia o religión. La condición humana la define el hecho de estar vivos, todo lo demás es cultural. Y en nuestra biología profunda siempre nos encontramos.

    el mejor sistema educativo del mundo

    En Silvia (Colombia) Laurentina nos abrió las puertas de su casa, de su vida y de su corazón.

  6. Valorar más y mejor nuestra vida en Sevilla (hablamos de ello en un post anterior llamado Soledad): el agua caliente, caminar tranquilo a cualquier hora, la inmediatez y proximidad de los amigos, la alegría y el sol de Andalucía, el colegio increíble que seguimos construyendo, la familia que tanto nos quiere y nos arropa. También el hielo, el Apple TV, el Salmorejo, el pan tierno de cada día, los Donuts de chocolate, las tapas de los viernes en La Antigua, el cine, pasear la ciudad, movernos en vespa y la tranquilidad de la salud bien atendida. Una copa en el Central, la feria y la Semana Santa, los cumpleaños de los amigos, las carreras y piscinas de verano. El olor a jazmín y la luz de domingo entrando por alguna de las ventanas. Nuestras sábanas limpitas. Hoy, más que nunca, sentimos el privilegio inmenso de una vida llena de oportunidades. Crear oportunidades de futuro y de uno mismo en cada niño es lo que nos motiva a seguir trabajando en educación.

    el mejor sistema educativo del mundo

    La ausencia de tecnología en muchos lugares nos ha hecho valorar mucho más el acceso a ella

  7. Relativizar distancias. Aquí 300 Km es como ir a la esquina en Sevilla. Vale, soy andaluz y estoy exagerando, aunque no tanto. Después de más de 45.000 Km recorridos no nos asustan los trayectos largos y Europa nos parece Lilliput, todo queda cerca. Nos vamos turnando al volante y también en la Pathfinder nos complementamos muy bien. Somos buenos compañeros de viaje, por Sudamérica y por la vida. Aprovechamos los tiempos on the road para sentirnos aún más cerca de nosotros mismos, escuchar músicas locales, admirar nuevos paisajes tras las ventanillas y conocer la manera de manejar de cada lugar. El carácter vial de las personas tiene mucho que ver con sus componentes culturales. También se viaja sin salir del coche. Los mapas del GPS y de papel se han convertido en nuestros mejores aliados. Y seguimos soñando con recorrer todos y cada uno de ellos.

    el mejor sistema educativo del mundo

    45.000 Km se escriben pronto pero se recorren despacio. San Pedro de Atacama, Chile

  8. Agradecer y dar las gracias. Mucha gente nos pregunta qué sentimos. El sentimiento más poderoso que, muy por encima de los otros, nos ha acompañado en todo momento es GRATITUD. Un agradecimiento inconmensurable a todas las familias y personas que se cruzaron en nuestro camino, que nos ofrecieron todo a cambio de nada, que nos dieron las gracias por haberles escogido (cuando es justo al revés). Creo que es la palabra que más veces hemos pronunciado a lo largo de estos 12 meses: GRACIAS. Y seguiremos pronunciándola por muchos años.

    el mejor sistema educativo del mundo

    ¿Cómo agradecer tanto que nos dieron? imposible. Aquí con Natalia y Mariano en Chiloé, Chile.

  9. Sentir y entender el verdadero significado de la palabra Saudade. Saudade es una palabra brasileña que por su riqueza semántica y sus melancólicos matices carece de traducción exacta al español. Pero su significado trasciende fronteras y nuestro corazón la ha asumido como hilo conductor de nuestro viaje. En palabras de nuestra querida amiga Lica Saudade es: “… a presença que fica depois que as pessoas que a gente ama vão embora… é deixar um pouco de si por onde se passa…” (“…la presencia que queda después del paso de las personas queridas…y dejan un poco de si por donde pasan…”)

    el mejor sistema educativo del mundo

    La nostalgia de los amigos esparcidos por el mundo. Aquí con Pio e Iris en Huayocari, Perú

  10. Adaptarnos a todo. A nuestro lado un camaleón se queda corto. Convivir con familias en 80 casas distintas, miles de historias, cientos de personas nuevas en nuestras vidas (imaginad la de conversaciones), comidas, sueños, miedos, carreteras, noches, entrevistas, montañas, animales, culturas, idiomas…ante tanta diversidad o te adaptas o lo pasas realmente mal. En un viaje largo  la flexibilidad es fundamental.

    El mejor sistema educativo del mundo

    Viajar nos hace más flexibles. Rapa Nui, Chile

  11. Conectar con la naturaleza y con nosotros mismos. Afortunadamente Sudamérica aún conserva muchos espacios naturales salvajes y muchas culturas ancestrales que viven en profunda armonía con el universo. Convivir con varias familias indígenas nos ha enseñado un trascendente e intenso respeto por montañas, ríos, animales, estrellas y plantas. Aprendimos muchísimo de la Cosmovisión de los pueblos originarios. La mayoría de nuevas propuestas educativas tratan de recuperar la importancia de la conexión con la Tierra de donde venimos y desde ahí conectarnos con nosotros mismos, teniendo muy claras nuestras raíces.

    El mejor sistema educativo del mundo

    Poder sentir la fuerza inmensa de la naturaleza nos acerca a nosotros y a la tierra.

Este viaje nos ha enseñado a mantener las ilusiones encendidas, amigos y familia cerca y la esperanza viva de una educación posible que no quiere esperar más.

2 comments

  1. Comment by Inma-Road2Help

    Inma-Road2Help Reply 18 julio, 2017 at 15:49

    Nos ha encantado el artículo.
    Sois muy valientes por viajar con peques a lo grande y darles esta gran oportunidad. 👏👏👏👏

  2. Comment by Anónimo

    Anónimo Reply 16 julio, 2017 at 11:19

    Ustedes lo han visto ya!!! Por ahi es el camino de nuestro reencuentro y hay que continuar! Que afortunados somos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar