Cómo hacer la mejor tortilla de patatas del mundo

20 febrero, 2017

tortilla de patatas

Llevo días rumiando este post y saboreando a menudo tortilla de patatas y salmorejo de remolachas. Pero la nuestra no es una tortilla de patatas cualquiera, es la mejor, veréis.

Lo venía pensando desde hace unos días: “tengo que publicar una entrada que hable de la tortilla“, solo necesitaba algo de tranquilidad y tiempo para escribir, ambos escasos en nuestra intensa agenda viajera. Intensa pero elegida. La ruta, con las niñas, apenas da tregua y la noche suele invitarnos, como cantos de sirena, a la cama (en el mejor de los casos), al colchón, la hamaca o incluso al suelo. Y sea cual sea el formato, después de agotadoras, felices e intensas jornadas haciendo de padres, viajeros, periodistas, cocineros, deportistas, escritores, camarógrafos y aventureros, agradecemos la postura horizontal y el sueño. 

Ahora escribo desde El Durazno, una zona agreste hermosa de la serranía cordobesa, en el noroeste argentino, meciéndome en una hamaca, teléfono en mano, mientras el resto de la expedición prepara la cena antes que el sol y su luz nos abandone hasta mañana. Hemos venido a pasar 2 días con Fredy, Luchy y sus 3 hijas pequeñas, preciosa familia que nos acogió con enorme cariño y amistad cuando pasamos por Salta hace 2 meses. 

Hemos convivido ya con muuuuuchas familias y calculamos haber habitado unas 50 casas en estos 6 meses largos que llevamos recorriendo el continente sudamericano. Nos gusta convivir, conversar, compartir y que las relaciones que vamos generando acerquen un poco más nuestros continentes, y con ellos también a nosotros.

tortilla de patatas

En casa de Maruja y Katerin, en Lima, Javier (amigo que nos visitó en Perú) y yo nos estrenamos con la tortilla y el salmorejo

tortilla de patatas

Detalle de nuestra cena limeña

Este es un escrito fragmentado, que voy tejiendo en distintos momentos, desde diferentes lugares, con sensaciones únicas y luces singulares. Ahora, por ejemplo, son las 7:19 de la mañana y estoy tumbado en una cama grande junto a Ingrid, que aún duerme, en una casa maravillosa que nos han dejado en el barrio de Belgrano, Buenos Aires, Argentina. Escribir, viajar, cantar, correr, conversar, jugar…completar las 24 horas del día con lo que a uno verdaderamente le llena, sin máscaras ni interrupciones, compromisos ni más obligación que la de dejarnos vivir. Así es el viaje que hemos diseñado, salirnos de nuestra vida a encontrarnos con la versión más auténtica de nosotros mismos. No nos preocupa la estética de la ropa, ni nos importa el qué dirán (también nos han llegado críticas), no nos frenamos por estereotipos, ni estamos usando las guías de viaje que compramos (nuestros guías son de carne y hueso). Nos dejamos llevar más por el corazón que por el reloj. Y este escrito habla de eso: del tiempo y la tortilla, del tiempo en la tortilla, de la tortilla a su tiempo y del tiempo para la tortilla.

Nos gusta descubrir la gente, superar la barrera de nuestros propios prejuicios y más allá de ideologías, profesiones, vestimentas o apariencias, llegar al otro, saber quién es, darnos la oportunidad de rozar la profundidad de cada ser. Desde el hogar íntimo de cada uno, rodeados de familias y techos, jugando en terreno ajeno, abriendo nuestra casa interior para habitar, por unos días, la de otros, nos dejamos conocer y conocemos.

En el abrazo de despedida, en la foto final, siempre hay un agradecimiento mutuo por las oportunidades que nos dimos de esos momentos. Vaciamos el tiempo de prisas y compromisos banales para regalarnos el espacio del otro y en ese rincón tan inusual, encontrarnos. Y así, cada despedida se convierte en un regalo incalculable de semilla y amistad, el inicio de algo inacabado, la ilusión del encuentro futuro, el espacio común y privado de dos mundos. Se disiparon los temores de penas, se nos vino la alegría de golpe y en pocos días se acelera el pulso con cada nueva amistad. 

Ese es el aceite en que freímos las patatas para hacer nuestra tortilla, aceite de tiempo y convivencia. Son muchas ya. En nuestras visitas solemos colaborar muy activamente con las tareas domésticas de cada casa. Barrer, limpiar, cortar el césped (aquí le dicen pasto), limpiar piscinas, hacer la compra y cocinar. Y elegimos siempre 2 recetas muy hispanas, sencillas de elaborar y con ingredientes fáciles de encontrar en todos los países. Tortilla de patatas y Salmorejo de Remolachas.

Tortilla papas portada

Portada del fascículo nº3 de Cocina del mundo, publicado con El País en Agosto de 2017

 

Receta de tortilla de papas

Receta de la tortilla de papas en el interior del fascículo

 Sin duda, la de la foto, es mi Tortilla de patatas más internacional. Y siempre lo será. Las casualidades de la vida viajera nos llevaron a conocer, en las navidades pasadas, al maestro Alejandro Sequeira en los altos de la Serena, La paloma, Uruguay.

La primera vez que le vi estaba rotulando pequeños cartelitos para cada uno de los platos de la cena de fin de año que los invitados iban trayendo. La gente fuera, conversaba, bebía y reía la noche veraniega y musical de aquel encuentro de artistas proveniente de múltiples lugares de la geografía sudamericana. Pero él estaba rodeado de manjares, concentrado y solitario, ilustrando minuciosamente el ágape que minutos más tarde, entre todos, devoraríamos.

Mi primera conversación con el fue sobre el Chivito, una especie de Sandwich de carne con verduras y huevo con la categoría de plato nacional en Uruguay. Quedé perplejo de la cantidad de datos, anécdotas e información que Ale tenía en relación a aquel, aparentemente sencillo, bocata. Más tarde me enteré que era autor de un libro titulado “CHIVITO. El rey de los sandwiches de carne” y lo entendí todo.

Alejandro Sequeira es un apasionado de muchas cosas y es ese tipo de personas que todo lo que hace lo hace muy bien. Él es una especie de Leonardo Da Vinci contemporáneo que es biólogo y diseña, maqueta, idea, escribe, investiga, cocina, ilustra y dibuja. No pudimos evitar quererle mucho cuando terminamos de conocerle bien. Por encima de todas sus habilidades es un gran conversador, una bellísima persona llena de buenos sentimientos y mucha sensibilidad.

tortilla de patatas

Nuestro salmorejo de remolachas y tortilla de patatas: polizones en una cena uruguaya

Semanas más tarde, organizó en su casa de Montevideo una reunión de amigos en la que cada uno debía traer un plato típico de la cocina uruguaya. En mitad de aquella mesa llena de delicias charrúas, planté mi humilde aportación ibérica: una tortilla de papas y un Salmorejo de Remolacha, pidiendo disculpas de antemano por romper la hegemonía geográfica de aquel condumio con morados y amarillos. Supongo que, más por novedoso que por sabroso, pero el éxito fue tan rotundo que incluso conquistó el paladar de nuestro querido Ale. Suerte que en ese tiempo andaba escribiendo y maquetando una serie de fascículos sobre cocina del mundo de manera que decidió incluir mis 2 recetas estrella.

Y aquí la tenéis, en la portada del Nº3 del 17 de Agosto de este año, una tortilla mía que hice expresamente para la ocasión, para ser fotografiada antes de ser devorada sin piedad por unos agradecidos comensales. Puedo decir con orgullo que hice una tortilla “de libro” y es uno de esos regalos inesperados y hermosísimos del viaje poderla evocar una y otra vez cada vez que miro la foto de esa portada. Incluso me atreví a darle algunos consejos que tuvo a bien incluir en la receta. Algo similar ocurrió con el Salmorejo de remolachas cuya receta diseñó en esta lámina que también os presento y que os invito a probar.

tortilla de patatas

Diseño de la página del Salmorejo de remolachas de Alejandro Sequeira

Lo mejor de todo: Ale nos va a ayudar con la edición y maquetación del libro. Si conocierais bien sus trabajos entenderíais bien nuestra inmensa alegría.

Os dejo con su web para que disfrutéis sus diseños y su trabajo (http://www.alejandrosequeira.com/)

Con menos bombo y más dedicación, ha sido la tortilla de patatas la que nos ha hecho reflexionar profundamente, la que ha generado este post. En Sevilla es un alimento que casi nunca cocinamos; exige parar el tiempo, tener tranquilidad y ausencia de muchos planes, algo inusual en nuestra rutina diaria. El viaje nos ha dado muchas cosas y, entre las más valiosas, el tiempo para nosotros mismos. Y ahí, tomarse el tiempo para encontrar un supermercado que tenga buen aceite de oliva (no suele haber en las casas), tomarse el tiempo para pelar y cortar en rodajas las papas sin prisas, el tiempo para sofreir la cebolla, el tiempo para conversar junto a los fogones (este ingrediente es fundamental, las tortillas oyen), tomarse el tiempo también para uno mismo, tomarse el tiempo para no pensar en nada. Y de tanto tomarnos tiempo nació la tortilla. Y nos encanta.

Sin quererlo, este viaje nos ha enseñado a cocinar la mejor tortilla de patatas del mundo con los ingredientes insustituibles del tiempo, la convivencia y la plena conciencia de estar compartiendo un alimento que nació aquí. Cada tortilla es un agradecimiento a esta tierra madre de patatas y a todos los que nos abren de par en par sus vidas para mostrarles también la nuestra.

Escrito por Andrés

4 comments

  1. Comment by Anónimo

    Anónimo Reply 21 febrero, 2017 at 21:08

    Esas son las mejores tortillas de patata del mundo mundial!! Sin duda esas tortillas de patatas lo que más engordan es la felicidad de disfrutar de la vida, en grata compañía, con tiempo para pararse a saborear cada detalle de lo que nos rodea, simplemente vivir!!
    Que no nos cansemos nunca de comer esas fantásticas tortillas de patatas!!
    Me ha encantado el post. Sois la hostia como se dice en mi tierra!! Un besote enoormeeee para los cinco!!

  2. Comment by Enrique

    Enrique Reply 21 febrero, 2017 at 15:17

    Me emocionáis hasta las lágrimas. Gracias

  3. Comment by Bea

    Bea Reply 21 febrero, 2017 at 0:53

    Hermoso post y emociones que transmitís! Nunca había visto de esa manera a las tortillas pero cómo me he identificado! Nosotros también, cuando más tortillas hemos hecho ha sido de viaje, de hecho, igual que vosotros, en casa no hacíamos, y ahora ya llevamos unas cuantas acumuladas por varios países. Tenemos el placer de también decir que hemos hecho y probado la mejor tortilla del mundo!!! Un abrazo desde más arriba familia!

  4. Comment by Anónimo

    Anónimo Reply 20 febrero, 2017 at 8:47

    Ya se cómo os voy a homenajear esta noche: con una jugosisima tortilla de patatas, jugosa como vosotros y hecha a fuego lento como hemos ido cociendo nuestra amistad a lo largo de todos estos años. Irá por todos los que nos hemos conocido gracias a vuestro viaje.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar