El rizo de tu pelo

10 diciembre, 2015

Hay muchas maneras de viajar y tengo claro que la música es una de ellas. Os contaré una historia, muy corta: ocurrió en mi ciudad, Sevilla, el sur del sur de Europa, hace aproximadamente 13 años. Yo, por entonces, estudiaba para ser profesor de música en una sala subterránea (lo llamaban El bunker) repleta de alumnos de múltiples y variadas disciplinas, cuando una estudiante llamó mi atención. Era mulata, alta, elegante y su pelo negro y rizado delataba la genética multiétnica de su pasado. Inmediatamente la erigí como musa para una canción. Los días posteriores no pude estudiar más, mi obsesión artística se activó, entré en bucle creativo y no pude dejar escapar tanta inspiración de golpe. Decidí que una vez terminada la canción fuese más suya que mía. La grabé en un CD y esperé un momento de ausencia para dejarla sobre su carpeta verde. Quise mantener mi anonimato para que la esencia pura del mensaje no se desdibujara con aires o pretensiones de conquista. Y cuando se produjo el acto mágico y romántico de la escucha, pude disfrutar de mi invisibilidad a menos de 10 metros de ella. Ese instante de felicidad voyeur aun se prolonga en mi memoria cada vez que oigo la canción y trato de imaginar qué sintió aquella “Chica de Ipanema” cuando se encontró con tan melódica sorpresa. Acompañé al CD con un mensaje de agradecimiento sincero por tanta inspiración. Desde entonces nunca más supe de ella. Hoy, en plena vorágine organizativa de esta locura viajera y familiar, la canción se me antoja más oportuna que nunca, justo cuando queremos salir al mundo a volar con  todos los tipos de rizos existentes.

Aquí puedes escuchar la canción

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar