Educar viajando

19 noviembre, 2017

Educar viajando

Educar viajando

Es la primera vez que alguien se ofrece para publicar una entrada suya en nuestro blog, así que estamos felices de que sea nuestra amiga Esther Mayor, de Caracoles Nómadas, quien se estrene. Y el tema no podría tener mayor conexión con nosotros, Educar viajando. Suscribo cada una de sus palabras y, al igual que Esther, tengo la certeza absoluta que el viaje es un potente inyector de valores educativos en las venas de nuestras hijas. Así que no robo ni un segundo más y os dejo aquí con su texto, su familia linda y sus ganas de soñar:

Educar viajando es el sueño de muchas familias, la experiencia lo merece todo, y aunque dar el primer salto puede resultar aterrador, yo hoy, después de haber vivido durante 1 año viajando en familia y acompañando en su aprendizaje a nuestras tres hijas, te digo que volvería a arrancar una y mil veces.

El año pasado en julio, mientras preparábamos nuestra autocaravana para poder comenzar nuestra aventura, descubrimos a través de internet a las muchas familias “locas” que se habían lanzado a viajar por una larga temporada.

El Vuelo de Apis nos enamoró desde el principio, y siguiendo su aventura durante un año nos enganchamos a sus vídeos Trip schooling, a sus canciones y a sus historias de viaje.

Y hoy estrenamos este espacio para invitadas en su casa virtual.

Para comenzar me presento, y te cuento quién es el equipazo que me he pedido para acompañarme en esta maravillosa aventura que es la vida en familia.

Familia Caracoles nómadas

Caracoles nómadas al completo, de izquierda a derecha, Esther, Cora, David, Alán y Dana.

Yo soy Esther, la mamá, la soñadora y la que curra detrás de Caracoles Nómadas, una web que recoge toda la información sobre nuestra forma de vida.

Mi camino desde hace ya mucho está ligado a las mujeres, a acompañar a todas las que os sentís indecisas para emprender vuestros sueños, sean cuales sean.

Educar viajando era y sigue siendo uno de mis mayores sueños.

David, mi costillo, el papá, la parte creativa de la ecuación, paciente y comprensivo, sus cualidades son indispensables para el equilibrio de esta familia.

Es ilustrador, imparte talleres combinando dibujo y crecimiento personal y actualmente está desarrollando un proyecto en torno al dibujo en vivo, un nuevo mundo en el que desarrollar su destreza con el dibujo.

Dana es nuestra hija mayor, la que abrió las puertas a una nueva dimensión en nuestras vidas, nos transformó como personas y nos enseñó lo que significa la palabra AMOR.

Cora, nuestra hija mediana, con ella volvimos a enamorarnos, su llegada fue un torbellino de emociones y un gran regalo a esta familia.

Y Alán completó el círculo, nuestro niño mágico, recibir a este pequeño hombrecito en mi vida me ayudó profundamente a sanar mis heridas con la energía masculina.

Seguramente ya habrás notado que utilizo el lenguaje inclusivo al escribir, a mucha gente le resulta raro, la explicación es extensa, resumiendo mucho y para darte una breve aclaración, la idea es visibilizar lo femenino a través del lenguaje.

 

La vida en el sofá

Ilustración de David, la vida en el sofá

La rutina te devora por dentro

La vida cuando te conviertes en familia se torna rutinaria, viviendo encorsetadas en un horario, unas tareas y actividades previamente definidas, que nos asfixian y nos impiden ser con espontaneidad.

Metida en ese corsé, pretendes enseñarles a tu prole, que el día de mañana deben ser personas libres, que vivan aventuras y disfruten de su vida con plenitud.

Reconozco que nunca me he llevado demasiado bien con las rutinas y quizás por eso no me resultó tan difícil dar este enorme salto.

También es cierto que el hecho de que al convertirnos en madre y padre, decidiéramos comenzar un camino para desescolarizar nuestras mentes nos volvió completamente flexibles en el enfoque de la educación de las peques.

La verdad es que creo que este año de aventura es el resultado de todo lo anterior y también el inicio de un nuevo camino en nuestras vidas.

Durante un año hemos construido en familia un enorme y precioso castillo en el aire, hemos descubierto que disponer durante una parte de nuestra vida de un tiempo completamente libres de obligaciones es esencial para nuestro desarrollo y es la base del presente y del futuro de nuestras hijas.

Si nosotras hemos podido, ¿Quién dice que vosotras no podéis?

Utiliza la clave que les sirvió a Ingrid y Andrés: pon una fecha, todo gran viaje comienza cuando pones la fecha de salida.

Educar viajando es un regalo, para ti y para tus hijas, para vuestro crecimiento y aprendizaje, ninguna escuela, pedagogía o proyecto educativo va a darles lo que hay ahí afuera para aprender.

Educar viajando

Viajar es una potente herramienta educativa

Tipos de educación hay muchos

Tipos de educación, pedagogías y métodos que ayuden a tus hijas e hijos a integrar información en sus cerebros, hay muchas, tipos de educación que les toquen el corazón y les enseñen lo esencial en la vida, no tantas.

Existen muchas formas diferentes de educar, en una escuela pública “normal”, en escuelas concertadas u homologadas con programas educativos diversos (siempre adaptados al currículo oficial), proyectos educativos alternativos, pedagogías dispares, familias que educan en casa, otras que escolarizan a distancia….

Yo hoy te traigo un pellizquito de nuestra vivencia, pero siendo mi anfitrión un biólogo, educador y acompañante en una escuela, viajero empedernido y padre de 3 pequeñas maravillas, estoy segura de que él puede descubrirte cual es el mejor sistema educativo del mundo.

Como madre e integrante de una familia viajera, lo que si puedo contarte es que al viajar en familia hemos descubierto que existe una opción, en la que puedes meter la escuela en la mochila, recibe varios nombres: worldschool, tripschool, roadschool, educar viajando o como tu quieras llamarlo.

Viajar es transformar el mundo en vuestra escuela.

Practicar diversas materias y asignaturas a través de experiencias, aprender matemáticas calculando kms en un mapa, o transformando millas en kms, aprender historia visitando los lugares en los que ocurrieron aquellas cosas que nos cuentan los libros, descubrir las características de cualquier animal viéndolo en su hábitat natural y podría seguir infinitamente, lo sabes 😉

La idea parte de que al viajar, conocemos, descubrimos, aprendemos, rompemos miedos, ganamos en confianza y seguridad, y todo esto nos aporta un enorme aprendizaje.

“El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información.”

 Albert Einstein.

Viajar alimenta el alma

Viajar es pura vida

El aprendizaje es intrínseco a la vida, y viajar es PURA VIDA.

Educar viajando, vivir viajando en familia nos ha aportado una visión muy diferente de la educación que deseamos darles a las niñas y sobre todo de su extrema capacidad de adaptación y su permeabilidad ante las experiencias para aprender.

Educar viajando no es un sueño inalcanzable, no es una utopía, es una experiencia auténtica y real al alcance de tu mano.

Formas de dar este salto hay tantas como familias, porque cada familia, si lo desea con fuerza, encuentra sus propios medios y crea los medios para poder.

A nosotras lo que nos ha aportado este viaje ha sido una enorme flexibilidad en cuanto a la opción educativa que escogemos con y para nuestras hijas, que cada momento tiene una necesidad, que cada experiencia les aporta un aprendizaje.

Lo realmente importante es escuchar y atender esas necesidades, y para ello necesitan nuestra presencia activa.

Al viajar es el momento en el que más vives en el presente, y por tanto es cuando más logras acercarte a tus hijas, porque las rutinas desaparecen y a vuestro alrededor solo queda un inmenso y maravilloso mundo que observar y del que aprender.

No es necesario que lo dejes todo y te vayas a vivir un año viajando aunque si lo haces te aseguro que no te arrepentirás.

Viajar es pura vida

Viajar alimenta el alma

Lo mejor del viaje, lo que aprende tu alma

Aunque el aprendizaje intelectual es inevitable al educar viajando, no es el más importante, tampoco la finalidad máxima.

El aprendizaje más importante en cualquier viaje, es el que nos capacita al llegar a un nuevo país, a dejarnos llevar por la cultura, a sentir la esencia de cada lugar, a conocer personas nuevas y sentarnos a compartir un café o un mate, a charlar y descubrir sus historias, a conectar con otros seres humanos, a recibir y dar, a compartir y agradecer.

Viajar deja en tus hijas e hijos una huella imborrable, difícilmente serán adultas racistas, xenófobas, insensibles a la necesidad de otros seres humanos.

Y a ti te sirve para desaprender acerca de los prejuicios, miedos, desconfianzas que una vida en la que nunca sales de tu zona de confort te da.

Nosotras, la familia de Andrés y la mía, hemos aprendido, sobre todo, que somos capaces de hacer cualquier cosa en nuestra vida, que la dificultad más grande reside en el primer paso, y que a partir del segundo ya no hay quien nos frene.

Escrito por Esther Mayor

Esther Mayor

Mi maternidad me transformó como persona y como mujer.

Perdida durante muchos años a nivel profesional, decidí acompañar a mis hijas en su crecimiento y aprendizaje de una forma respetuosa.

Esto me hizo ser consciente de que yo también necesitaba comenzar de nuevo en mi propio aprendizaje y proporcionarme atención respetuosa.

Y gracias a ello hoy comienzo a recoger los frutos de mis pasiones: maternar, criar, escribir, comunicar, emprender, viajar…
Soy una multiapasionada.
Pero sobre todo Madre, Knowmada y WorldSchooler.

Descubridora nata de formas alternativas de ser feliz.

Co-fundadora, junto a David, de una familia libre y viajera.

Abajo en el botón WEBSITE puedes descargar gratis mi guía para comenzar a acompañar a tus hijas para que sean libres e independientes:

http://www.caracolesnomadas.com/para-ti/

Esther Mayor.
Caracoles Nómadas

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar