Décimas a Sudamérica: resumen fotográfico

22 enero, 2018

Décimas a Sudamérica

El contacto directo con multitud de músicos y artistas a lo largo de nuestro viaje me devolvió el tiempo y las ganas de componer, aparcado hacía unos años por la paternidad y el compromiso laboral. Adueñarse de todos los minutos del día durante un año te cambia la manera de concebir los tiempos, te hace más consciente de lo verdaderamente importante y  reajusta, con precisión de relojero, tu escala de valores.

Ya de vuelta en Sevilla están germinando todas esas semillas que el viaje hundió dentro de mí. Poco a poco irán aflorando e iré compartiendo.

Décimas a Sudamérica es la segunda canción que engendró el viaje y es mi particular recorrido por el continente hermano que tanto bien nos ha hecho. Van 5. Suma y sigue.

Décimas a Sudamérica es mi manera de acercar, con enormes cuerdas musicales, el barco inmenso americano a la orilla de mi piel.

Décimas a Sudamérica es la canción que cada noche me piden, para dormir, mis hijas, público fiel y agradecido al que no le importa oírla  mil veces más aunque se la sepa memoria. Hoy Elsa susurraba algunos versos mientras Morfeo se la llevaba y sus párpados trataban, inútilmente, de vencer la gravedad de la narcosis con que despide cada día.

Qué suerte tengo de poder asistir, cada noche, al espectáculo sereno de sus sueños.

Décimas a Sudamérica:

Sudamérica profunda
contigo, yo y a tu lado
no importa que esté cansado
tengo el alma vagabunda.
En tus ciudades abundan
cuerpos, ladrillos de barro,
más vale mucho que algo
para celebrar la vida
por tus anchas avenidas
que me sacan del letargo.

Sudamérica divina
jamás se te preguntó
si cosmovisión o Dios,
dime sangre ¿Tú qué opinas?
Asoma por tus espinas
la religión de la Iberia,
no más virus ni bacterias
en nuestros hidrocarburos
colorearemos lo oscuro
dando luz a las arterias.

Sudamérica de hierro
forjado lento en la hoguera
la brújula de madera
marcando mi punto ciego.
Por tus raíces navego
y tus montañas supuran
agudas palabras curan
como aguijones en celo
y por el bien de mi ego
me entrego a la apicultura

Sudamérica bacana,
mis huesos por tus desiertos
con los ojos bien despiertos
piel desnuda, sin pijama
para sentir más tu cama,
madre tierra solo hay una
la misma que nos acuna
la que generosa invita,
la que nos excita y cita
cada noche con la luna.

Sudamérica serena
Sudamérica tranquila
retengo tras mis pupilas
la pausa de tu colmena.
Cuando las aguas resuenan
y la música me abraza,
en ese instante de raza
se apagan todos los miedos:
sin tener alas despego
voy volando hasta tu casa.

Pincha aquí para escuchar la canción

Hemos hecho un vídeo con una selección de fotos de todo el año y lo hemos musicado con las décimas a Sudamérica. Estamos felices de compartir de esta manera tantas vivencias y emociones. Ha sido todo un reto elegir tan poquitas. Ahí va:

Escrito por Andrés

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go top
Mostrar
Ocultar